Cómo Lograr Más, Haciendo Menos (Reseña De “The Power Of Less”)

Si te digo que dibujes a Harry Potter, con los trazos mínimos, ¿cómo lo dibujarías?

¿Algo así tal vez?:

the power of less leo babuta

Si sólo dibujas los lentes no quedaría tan claro: ¿John Lennon?¿una bicicleta?

Sólo dibujar el rayo tampoco deja las cosas claras: ¿flash?¿energía?

Pero dibujar ambos símbolos, inmediatamente pensamos en Harry Potter. Esto es descubrir el poder de hacer menos, utilizando lo esencial.

En tu trabajo, en tus proyectos, en tus tareas, en el fitness… ¿cuándo le pones atención a lo verdaderamente esencial?

Por lo general, lo que hacemos es ponerle más atención a los detalles sin relevancia que a lo verdaderamente importante.

En el fitness por ejemplo, le ponemos más interés a los suplementos alimenticios que al aprendizaje del cuerpo humano.

Nos interesa más buscar lo complejo e “interesante” que lo simple y eficiente.

Pero si logramos tener una rutina diaria que haga precisamente esto:

  1. Identificar lo esencial.
  2. Eliminar el resto.

Entonces, vas a ser mucho más productivo y a lograr tus metas mucho más consistentemente.

Y precisamente esto es lo que Leo Babauta nos enseña en su libro: “The power of less” (el poder de menos).

El poder de menos reseña

Esta semana te muestro mi reseña del libro y cómo puedes aplicarla al fitness (y a tu vida en general).

En esta reseña vamos a ver los 6 principios que nos enseña “The power of less”:

  1. Márcate límites.
  2. Escoge lo esencial.
  3. Simplifica.
  4. Enfócate.
  5. Crea hábitos.
  6. Empieza con poco.

Pero primero vamos a analizar por qué “hacer menos” es tan poderoso.

 

Por qué hacer menos es tan poderoso

¿Quieres verte mejor en el espejo?

¿Terminar ese libro que tienes pendiente?

¿Tener más tiempo para ti?

Al terminar este post, tendrás una idea práctica sobre cómo lograr todo esto.

Pero antes quiero que identifiques que “más” no siempre es mejor.

Sin embargo, vivimos en un mundo donde creemos que más es mejor.

Buscamos más dinero, casas más grandes, más ropa, etc., pero, en algún momento, nos vamos a encontrar con límites.

En el día, por ejemplo, tenemos un límite de 24 horas (16 si planeas dormir 8 horas diarias).

Así que, buscamos tener más tiempo al día, regresando al mismo problema.

 

Más, más, más…

 

El problema con incrementar consistentemente el volumen de las cosas que hacemos, es que no produce los mejores resultados.

Babauta nos muestra en su libro que, en realidad, es mejor limitar lo que hacemos en el día a lo verdaderamente esencial.

Una vez que hagas esto, puedes comenzar a jerarquizar tus actividades.

Puede llegar el momento en el que, aún después de jerarquizar, tengas un número abrumador de actividades por realizar, todas esenciales.

Entonces, comienza a limitar:

¿Demasiados emails en tu bandeja de entrada?… limita a checar tu email dos veces al día, y sólo responde a los 5 más urgentes o importantes.

¿Tienes demasiados proyectos que quieres realizar?… limítalos a 3 y comienza con ellos.

Como ves, los límites son importantísimos para que “hacer menos” sea tan efectivo.

Y ese es precisamente el primer principio: Márcate límites.

 

El arte de marcarte límites

Desafortunadamente, nuestro tiempo y espacio es limitado.

Tener demasiado de todo es como tratar de meter una librería en una sola caja: es imposible.

El problema no es que no tengamos tiempo o espacio… el problema es que vivimos sin límites.

 

El problema no es que no tengamos tiempo o espacio… el problema es que vivimos sin límites. Clic para tuitear

 

Es como si fueras a comprar cosas sin checar cuánto dinero llevas en la cartera.

 

 

Si haces esto, seguramente vas a llevarte hasta comida para perro… para cuando tengas perro porque ahorita no tienes.

Pero si tienes un presupuesto limitado, te aseguro que vas a elegir sólo las cosas que importan.

Y toda nuestra vida la manejamos así: Sin límites.

Vivir sin límites es como tomar una taza de colorante rojo y tirarlo al mar. Verás cómo el colorante se diluye por completo.

Marcarse límites es diluir ese colorante en un galón de agua y ver cómo cambia por completo de color.

Así de poderoso es.

Vivir sin límites es tratar de excavar una hectárea completa con una sola pala en busca de agua.

Marcarse límites es utilizar esa misma pala pero en un sólo lugar, hasta que llegues al agua.

Vivir sin límites, contrario a lo que se pueda pensar, es vivir con debilidad.

 

¿Cómo comenzar a limitar?

 

Esto dependerá de cada persona, pero podrías probar algunas de estas opciones:

  • email
  • tareas diarias
  • tiempo “en el face”
  • número de proyectos en los que estás
  • número de blogs a los que estás suscrito
  • el tiempo que pasas en internet
  • el número de cosas en tu escritorio

Enfócate en cambiar una única cosa a la vez. Prueba este cambio por una semana y ve si funciona para ti. Piensa en hacer esto como un experimento, como una práctica.

Si después de la semana sientes que no funciona para ti, entonces ajústalo un poco.

Por ejemplo, si te propusiste checar tu facebook sólo 2 veces al día, pero te mueres por seguir viendo memes, entonces ajústalo a 3 veces al día.

De igual forma, si ves que fue un cambio fácil, ajústalo para checarlo sólo una vez al día.

Una vez que ese límite sea algo normal para ti, agrega otro más.

Este es el primer paso para delimitar lo vano de lo esencial.

Y eso precisamente es el siguiente principio:

 

Escoge lo esencial

Antes de simplificar, debes elegir lo esencial.

Si no lo haces así, vas a cortar cosas sin asegurarte de dejar las verdaderamente importantes.

Una vez que conoces lo esencial, puedes reducir tus actividades significativamente.

En la industria del fitness, la mayoría de “gurús” te dicen que hagas las cosas al revés: te dicen cómo hacerlo rápido, sin tratar de comprender qué cosas deberías estar haciendo.

Por ejemplo, te dicen que compres el “suplemento x” para perder grasa corporal y que hagas su rutina súper efectiva de quema de grasa.

Y no se toman la molestia de enseñarte sobre el balance energético, o sobre cómo funcionan tus músculos. 

cuadriceps

Hacer caso a este tipo de consejos no te ayuda a identificar lo importante de lo innecesario, y haces todo lo que te dicen.

Esto va a provocar que tu estante esté lleno de suplementos, tu cartera vacía, tu energía por los suelos, y tu autoestima peor.

En lugar de eso, pregúntate:

 

¿Qué es lo esencial?

 

Para ayudarte a identificar lo esencial, puedes preguntarte esto:

  • ¿Lo que estoy haciendo va a tener un impacto que dure más de esta semana o este mes?
  • ¿Cómo cambiará esto mi salud, al largo plazo?
  • ¿Esto va acorde a lo que quiero en mi vida?
  • ¿Va acorde a las cualidades que quiero tener?
  • ¿Amo esto?
  • ¿Qué es lo que tendrá mayor impacto en mi vida?
  • ¿Esto es algo que “quiero” o que verdaderamente “necesito”?

Cómo poner en práctica estas preguntas:

Digamos que quieres bajar de peso.

Puedes comenzar identificando que esto es esencial para ti porque va a tener mejoras a tu salud y calidad de vida.

También es un objetivo a largo plazo porque quieres mantenerte delgado el resto de tu vida.

Ahora puedes comenzar a desmenuzar el objetivo, por ejemplo, escogiendo una actividad que te acerque al objetivo.

Pero como sabes, perder peso no es un tema que sea sólo de un factor, sino que influyen varios. En este caso debes elegir el que mayor impacto tendrá.

Entonces, haces una lista con todo lo que tienes que hacer y escoges la que pienses que traerá los mayores impactos.

Digamos que eliges controlar tus porciones. Te enfocas en esto por unas semanas hasta que sea un hábito para ti.

Después, regresas a tu lista y continúas con el siguiente paso con más impacto. 

Y así sucesivamente. 

Esto es elegir lo esencial y simplificar.

 

guias fit real mockup

NOTA: No tienes que ser perfecto para llevar una vida fit real. Tampoco tienes que tener una fuerza de voluntad enorme. Si quieres conocer lo verdaderamente importante, bájate las guías para llevar una vida fit real completamente gratis dando clic aquí.

 

Simplificar las cosas no significa vivir una vida vacía.

Al contrario, te deja espacio para hacer lo que realmente quieres hacer:

 

Simplifica

Este principio es muy sencillo: aprende a decir “no”.

 

 

La parte más difícil es cuando otras personas quieren que hagas algo que tú no crees que sea esencial.

Por ejemplo, en el fitness, si alguien te ofrece un pedazo más de pastel, puedes decir que no.

Decir “no” es simplemente un compromiso a seguir lo esencial.

Y si eso significa decirle a las personas que no quieres otra rebanada de pastel, que así sea.

No digo que tengas que tener siempre hábitos saludables; puedes comer el pastel siempre y cuando esté dentro de tus calorías diarias.

Si no es así, con la pena, pero no.

Incluso si no tienes tiempo de ir a algún lugar al que te invitaron, siéntete en perfecto derecho de decir que no tienes tiempo agendado para eso.

Esto es lo que significa estar comprometido con algo.

Con el tiempo, las personas comenzarán a respetarte más por ser honesto sobre los compromisos que puedes tomar.

 

Las personas comenzarán a respetar tu tiempo si tú lo respetas primero. Clic para tuitear

 

Y para lograr esto, necesitas tener un enfoque especial.

 

Enfócate

cafe-mente

 

No tengo nada que ver con el pasado; ni con el futuro. Yo vivo en el ahora. -Ralph Waldo Emerson. Clic para tuitear

 

Enfocarte es la herramienta más importante para ser más efectivo.

En estos días, vivimos haciendo multitasking, pero esto nos hace menos eficientes.

Pensamos que hacer muchas cosas a la veces nos hace más productivos, pero esto no es cierto.

Si hacemos multitasking, perdemos nuestro enfoque, y tardaremos mucho más en realizar la tarea.

Así que aquí están los 7 pasos para enfocarte por completo:

  1. Trabaja en la tarea más importante del día, a primera hora del día. No hagas otra cosa hasta que esto esté terminado.
  2. Apaga todas las distracciones cuando estes trabajando en una tarea.
  3. Si sientes la necesidad de checar email, facebook, etc., para, respira,  y vuelve a enfocarte en tu tarea.
  4. Si te llega nueva información mientras realizas tu tarea, apúntala y regresa a la tarea que hacías.
  5. Cuando termines tu tarea más importante, revista éstas notas y ponlas en una “lista por hacer”.
  6. Si sucede alguna emergencia a la cual tienes que prestarle atención, haz una nota de dónde te quedaste y lo que estabas haciendo con toda la información que necesitas lista para ser usada.
  7. Toma respiraciones profundas, estírate, y toma descansos cada 25-30 minutos.

El mayor determinante para lograr algo es el enfoque, no la disciplina.

Enfocarse en el presente también te ayuda a reducir el estrés de la vida moderna.

Y la mejor manera de estar presente es hacer una cosa a la vez.

¿Estás comiendo?… entonces come, y sólo come. No estés viendo tv o en el celular.

¿Haces ejercicio?entonces sólo haz ejercicio, no pienses en todo lo que te falta hacer en el día, enfócate en la actividad que estás haciendo.

No es fácil, pero con práctica se puede lograr.

Y probablemente, en algún punto en tu vida, te has enfocado por completo en algo en particular.

Por ejemplo:

 

¿Te ha pasado que estás haciendo algo y se te va el tiempo rapidísimo?

 

Eso es enfocarse por completo.

Las personas disfrutan mucho más no cuando están estáticos haciendo nada, sino cuando están totalmente absortos en lo que hacen.

Claro, no todo es siempre miel sobre hojuelas, y puede ser que los pensamientos negativos surjan.

La clave aquí es mantenerte positivo.

Aprender a ver lo positivo en cualquier situación te cambia la vida.

Además, date cuenta que no hay fracasos. Vas a echar a perder muchas cosas, y está bien. Es imposible no fallar.

Lo único que importa es que sigas practicando.

Hay que tener una mentalidad de “niño aprendiendo a montar bicicleta”.

Cuando somos niños, nos caemos de la bici y sólo nos sacudimos el polvo para volvernos a subir a la bici hasta que aprendamos a manejarla.

práctica

Nunca verás a un niño decir que es un tonto por no poder manejar la bici al primer intento.

Verás cómo, con el tiempo, lo que antes te parecía muy difícil, ahora es bastante fácil.

Esto, básicamente es como se crean los hábitos.

 

Crea hábitos

Lo más importante aquí, es que te enfoques en un sólo hábito a la vez, por un mes.

 

¡No rompas esta regla!

 

Así podrás utilizar toda tu energía en él.

También tienes que ser específico con lo que tienes que hacer cada día.

Por ejemplo, no pongas como nuevo hábito “ejercitarme”.

Mejor especifica: Voy a hacer 20 sentadillas, y 20 lagartijas justo al levantarme.

Si esto se te hace demasiado, elige una meta diaria más fácil: 10 lagartijas y 10 sentadillas.

Esto se trata principalmente de crear el hábito, no importa que tan difícil o fácil sea, lo importante es que lo hagas diariamente.

Algo que ayuda a lograr esto es que te fijes una hora del día y trates de hacer tu tarea diaria en ese horario.

Después de 30 días, si lograste tu meta diaria, tendrás un nuevo hábito… ¡celébralo!

Leo Babauta recomienda comenzar con estos 12 hábitos:

  1. escoge tus 3 tareas más importantes del día cada mañana
  2. sólo haz una tarea a la vez, no hagas multi-tasking
  3. deja tus pendientes en cero
  4. checa tu email sólo 2 veces al día
  5. ejercítate 5 o 10 minutos al día
  6. trabaja desconectado de internet, sin distracciones
  7. sigue una rutina por las mañanas
  8. come más frutas y verduras cada día
  9. organiza por completo tu escritorio y lugar de trabajo
  10. di no a los compromisos que no estén en tu lista y no los tengas contemplados en tus planes
  11. organiza tu casa por 15 minutos al día
  12. responde tus emails sólo con 5 oraciones

Y recuerda, si no puedes lograr tu meta diaria no te preocupes, ¡esto es un experimento únicamente!

Por este motivo, es que es fundamental empezar con poco.

 

Empieza con poco

 

“Si tienes más de tres prioridades en el día, no tienes ninguna”. – Jim Collins.

 

Las personas se entusiasman mucho cuando quieren un cambio en su vida. Así que empiezan con mucha ambición.

El problema es que ese entusiasmo, por lo general, se evapora después de una o dos semanas.

Esto es lo que pasa con la mayoría de resoluciones de año nuevo.

Por este motivo, la mejor estrategia es comenzar con poco.

 

 

Si vas a empezar a hacer ejercicio, comienza con lo más fácil posible, incluso si sabes que puedes hacer más.

Ponte como meta algo que sea ridículamente fácil de lograr cada día.

Claro, un logro pequeño no es tan satisfactorio como uno grande, pero sólo es pequeño en el corto plazo.

Poco a poco puedes ir añadiendo más dificultad hasta llegar a tu meta final.

Esto funciona por varias razones: 

  • mantienes tu enfoque por completo
  • mantiene tu entusiasmo alto por más tiempo
  • es más fácil de mantener 
  • aseguras que lo conseguirás
  • el cambio gradual dura más

Si quieres algunas ideas para comenzar a crear nuevos hábitos en tu vida, comenzando por poco, aquí tienes algunas ideas:

  • Ejercicio: Empieza con 5 a 10 minutos al día, en lugar de 30.
  • Despertarte más temprano: Comienza con despertarte 15 minutos más temprano en lugar de una o dos horas antes.
  • Productividad: Comienza con enfocarte por completo en la tarea que haces por 5 a 10 minutos a la vez.
  • E-mail: Comienza por revisar tu email únicamente a un par de veces al día.
  • Alimentación saludable: Haz sólo un cambio a tu dieta, en lugar de hacer un cambio por completo.
  • Un proyecto grande: Comienza haciendo una tarea pequeña de ese proyecto, en lugar de tratar de hacer todo de un jalón. Después sigue con la siguiente tarea pequeña, y así sucesivamente.
  • Organizar: Comienza por organizar una gaveta, en lugar de intentar organizar toda tu oficina o casa.

Cómo puedes ver, el sistema de “hacer menos” es bastante efectivo.

¿Y cómo puedes aplicarlo al fitness y a vivir más saludable?

Aquí hay unas sugerencias:

 

El poder de hacer menos en el Fitness

porque es importante hacer ejercicio

Hacer ejercicio es más importante de lo crees.

Tiene muchos beneficios a la salud, pero además te da mucha energía y te hace más productivo. Un buen workout puede dejarte sintiendo enérgico todo el día.

Pero siendo sinceros, si no estás acostumbrado al ejercicio, comenzar es difícil.

La receta para mantenerse delgado y saludable es simple, todo mundo lo sabe:

 

“Come saludable y ejercítate regularmente”

 

No hay más ciencia en eso.

El verdadero reto está en cómo comenzar aún con todas las dificultades de tu vida diaria.

El principal problema es que comenzamos con metas demasiado ambiciosas.

Por ejemplo, en el ejercicio, pasa algo como esto:

Para superar esto, Babauta propone 3 pasos:

1. Formando el hábito del ejercicio.

  • Comienza con poco: Haz lo mínimo que te permita realizarlo cada día sin falta.
  • Aumenta cada semana el tiempo que haces ejercicio.
  • Ponte un horario fijo para hacer ejercicio.
  • No te permitas romper la cadena de días en los que hiciste ejercicio (a menos que te enfermes).
  • No te des por vencido. Si pierdes uno o dos días, déjalos atrás y sigue con tu plan.
  • Conseguir un compañero de ejercicio es una muy buena motivación también.
  • ¡Disfrútalo! El ejercicio debe ser divertido, no una tortura.

 

2. Hacer cambios saludables gradualmente.

  • Haz un cambio por semana.
  • Si tienes hambre come, si no, no.
  • Prefiere alimentos “reales” (frutas, verduras, carnes magras, etc.)
  • Come lentamente.
  • Come hasta que estes 80% lleno y no cuando estés reventando.

 

3. Continuación, metas a corto plazo, y responsabilidad.

  • Continúa incrementando el ejercicio gradualmente.
  • Sigue añadiendo variedad y sabor a los alimentos saludables.
  • Márcate metas a corto plazo. Tu meta a largo plazo puede ser perder 30 kg, y la de corto plazo puede ser perder 2 kilos en un mes.
  • Registra tus sesiones de entrenamiento. Esto hace que el compromiso sea mayor contigo mismo.
  • Recompénsate. Celebra cada pequeño éxito.

 

Conclusión

Como puedes ver, Babauta nos muestra en su libro que se pueden crear nuevos hábitos si se hacen enfocada y gradualmente.

Su sistema se puede aplicar para cada ámbito de tu vida.

Básicamente se trata de marcarte límites y aceptar en tu vida únicamente lo que encaje con tus objetivos de manera enfocada.

Esto va a hacer que elijas sólo lo esencial, simplificando mucho tu vida.

Una vez que tengas estos objetivos, enfócate por completo en una cosa.

Así vas a formar hábitos sustentables y que durarán por el resto de tu vida.

Por eso es importante comenzar poco a poco.

En la salud y el fitness, también podemos aplicar estos conceptos.

En cuanto a nutrición, puedes comenzar por lo mínimo: medir tus porciones.

¿Te parece demasiado? entonces prueba con sólo cambiar de refrescos normales  a refrescos light.

Lo que sea, pero que sea un cambio que puedas continuar haciéndolo.

Semana a semana puedes añadir más hábitos, paso a paso.

En cuanto al ejercicio, aplicamos la misma fórmula: la dosis mínima.

Por ejemplo, enfócate en hacer al día 5 minutos de alguna actividad que disfrutes, por ejemplo, brincar la cuerda.

Ponte un horario y no hagas nada más que 5 minutos, aunque sientas que puedes hacer más. Cada semana añade un minuto más.

Estos pequeños incrementos, al final, van a crear un hábito que disfrutas y es parte de tu vida, casi sin sentirlo.

El libro “The Power Of Less”, de Leo Babauta, es una lectura muy rápida y valiosa.

Sumamente recomendable.

Si quieres leerlo puedes checar este link.

 

Esculpe tu vida, comienza con tu cuerpo.

-Mike.


Mike
Mike

Mike García es un apasionado de transformar la mente, el físico, y la vida de las personas. Además de ser súper nerd, le encanta cargar cosas pesadas y la ciencia que hay en eso.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.