En este artículo te muestro la evidencia que existe sobre el poder que tiene el efecto placebo y cómo puedes utilizarlo en tus objetivos en el fitness.

 

La mente es un órgano bastante curioso…

Es capaz de estudiarse a sí mismo, crear máquinas que hagan el trabajo por él, construir naves que lleguen a la luna, etc…

Es tan poderoso que debemos de tener algo de cuidado con la información que recibe.

Un órgano tan sofisticado como este, producto de millones de años de constante evolución y mejora, podría pensarse que está blindado para no caer en engaños.

Pero existe algo llamado “efecto placebo” que ha sido estudiado mucho en los últimos años, y que comprueba que nuestro cerebro no está tan preparado para discernir la mentira de la realidad.

Y es que, como veremos en este artículo, tu mente es sumamente maleable a la información que le das.

Aunque no lo creas, y aunque pienses que eres inmune al efecto placebo, la realidad es que sí puede afectarte incluso de manera inconsciente.

 

 

De hecho, los estudios muestran que pueden ayudarte a reducir el dolor, mejorar tu desempeño físico, e incluso ayudarte a ganar más fuerza y masa muscular.

Si te parece interesante este tema y quieres saber cómo sacarle provecho, vamos a comenzar con el primer tema: ¿qué es el efecto placebo?

¿Qué es el efecto placebo?

Muy probablemente tú ya conozcas qué es el efecto placebo.

Pero para dejar las cosas claras, podemos decir que:

 

Un placebo puede definirse como un efecto benéfico, producido por un factor psicológico, más que fisiológico.

 

Por ejemplo, digamos que comes un pan; ese pan será metabolizado en tu organismo y creará muchas moléculas y compuestos que tu organismo puede usar.

Esto mandará señales a tu cerebro para que libere insulina, hormonas, y otros procesos fisiológicos que deben suceder cuando hay alimento en tu sistema.

Este se considera un proceso fisiológico…

Ahora, imagina que con el efecto placebo, lo que pasa es que tu cerebro y tu cuerpo comienzan todos estos procesos pero sin haber probado el pan…

Todo es provocado de manera psicológica.

Claro que este es un ejemplo muy burdo, pero algo así es como funcionan los placebos.

El efecto placebo ha sido conocido desde hace mucho tiempo.

Pero fue hasta 1955 cuando comenzó a tomarse más en serio, gracias a un estudio llamado “El poderoso placebo”, realizado por Henry K. Beecher [1].

Antes de esta investigación, se pensaba que el efecto placebo era algo “curioso”… y ya.

Con el tiempo, se ha descubierto mucha más información interesante del efecto placebo y de hecho, gracias a esto, se llegó a cambiar la manera en la que se realizan estudios en todo el mundo.

Menciono esto porque hoy en día es una práctica muy normal (e incluso recomendada), utilizar en los estudios grupos a quienes sí se les administra la droga (o cualquier otra variable), y tener al menos un grupo al que se le suministra un placebo únicamente.

Y es mejor aun si los investigadores tampoco saben qué participantes están tomando un placebo o la sustancia real; lo que se conoce como estudio “doble ciego».

A esta metodología se le ha denominado como el “estándar de oro” en las investigaciones científicas [2].

¿Qué por qué de oro, te preguntas?… sencillo: el efecto placebo es muy poderoso.

El poder del efecto placebo

 

“Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto”Henry Ford.

 

Existen muchas áreas en las que el efecto placebo puede tener influencia.

Por ejemplo, puede reducir la percepción de dolor [3] (especialmente en hombres [4]), tiene efectos antidepresivos [5], mejorar la creatividad [6], etc.

En cuánto a qué cosas pueden influenciar la magnitud del efecto placebo, pueden ser tan simples como:

  • la coloración de la cápsula [7]
  • el tamaño de la cápsula (entre más grande más “potente”)
  • el simple hecho de saber que estás tomando una píldora [8]
  • entre otras
  • Lo más interesante de esto, es que los placebos son efectivos incluso si sabes que lo que vas a tomar es un “simple” placebo.

Por ejemplo, en cuanto a dolor, se ha encontrado en estudios que a pesar de que te digan que lo que vas a tomar es un placebo, aun así puede reducir la percepción de ese dolor [9].

El estudio del efecto placebo ha ido en aumento en los últimos años.

Y poco a poco se ha entendido que su efecto no es debido a algo “milagroso”, sino al contexto psicosocial de la persona [3].

Esto, por supuesto, es aprovechado por quienes quieren llenarse los bolsillos de billetes

resultados-gym-poster

NOTA: ¿Tienes los resultados que esperabas en el gym? Si no es así, hice un checklist para que sepas a la perfección la razón por la que no estás viendo los resultados que quieres. Saber cuál es el problema es la mitad de la solución. Es completamente gratis y puedes dar clic aquí para bajarlo.

Los que se aprovechan del efecto placebo

Existen varias prácticas modernas que se siguen aprovechando del poder del efecto placebo.

En especial 3:

  • homeopatía
  • aromaterapia
  • suplementos deportivos

Homeopatía

Existe una ley bastante conocida en el mundo de la medicina y la química:

 

“La dosis hace el veneno”

 

Significa que, una sustancia que tiene propiedades tóxicas, sólo causa daño si se encuentra en una concentración suficientemente alta.

O bien al revés, con sustancias benéficas para el organismo; en caso de que no estén en la dosis correcta, no tendrá ningún impacto.

La medicina homeopática, por lo general, significa tomar dosis sumamente pequeñas de algunas sustancias.

Disolviendo el compuesto activo en cantidades sumamente pequeñas, casi nulas.

Aun así, se ha demostrado que puede funcionar…

Pero esta eficacia es únicamente gracias al efecto placebo.

Se pueden encontrar estudios que muestran un efecto benéfico de la homeopatía, pero únicamente cuando no existe un grupo placebo para comparar la efectividad de esa sustancia o procedimiento [10, 11].

 

Aromaterapia

La aromaterapia no es lo mismo que la homeopatía.

La aromaterapia es más que sólo un placebo y podría ser una manera legítima de usarse hasta como “suplemento».

Digo esto porque cuando olemos algo, significa que hay moléculas que viajaron por el aire, desde su contenedor hasta los receptores de nuestra nariz.

Lo que causa que percibamos algo en nuestro cerebro.

Estos son conocidos como “aceites volátiles».

Por ejemplo, en el aceite de lavanda podemos encontrar gases activos como [12]:

  • B-linalool
  • Cariofileno
  • Mirceno

En teoría, lo ideal sería probar si estos compuestos en realidad tienen un efecto fisiológico, o es una vez más el efecto placebo en acción.

El problema con la aromaterapia es que… bueno… son olores…

Como vimos anteriormente, el estándar de oro de la investigación científica nos dice que lo mejor es utilizar comparaciones con grupos placebo doble ciegos.

Pero, para que los participantes no se den cuenta de en qué grupo están, ¿cómo podrías hacer que un olor sea exactamente igual al olor del objeto natural sin utilizar los mismos compuestos?

La respuesta es esta: no se puede.

Cuando se utilizan pastillas o píldoras, no se tiene ningún sabor al probarlas, por lo que el efecto placebo es más efectivo.

Porque cuando percibimos algo “raro” en lo que probamos, la mente comienza a sospechar.

Y es que, como vimos antes y veremos más adelante, una mínima variación puede afectar el resultado del efecto placebo.

Es decir, uno podría pensar que con que el olor sea algo parecido al original es más que suficiente, pero esto no es así.

La aromaterapia tiene algo de lógica en cuanto a su efectividad, pero es muy difícil comprobar si es debido a su contenido o al efecto placebo.

Además, existe la memoria asociativa con el olor [13].

Ya sabes, ese efecto que tienen ciertos olores para hacerte recordar cosas instantáneamente.

 

 

Así que la aromaterapia se vuelve más algo subjetivo de cada persona.

Por ejemplo, para algunas personas el olor de lavanda va a relajarlas porque les recuerda un campo lleno de estas plantas…

Mientras que a otras, les recordará el estrés que sufrieron de niños al estar en la sala de espera con olor a lavanda del doctor que iba a revisarlos de una enfermedad que sufrieron…

Todo es relativo en este tema.

 

Suplementos deportivos

En cuanto a los suplementos deportivos, y lo que nos interesa más en este tema, también existe el efecto placebo.

Después de lo que hemos leído hasta ahora, puedes imaginar el porqué los suplementos deportivos pueden fungir como placebo.

Es decir, el simple hecho de consumir una píldora, polvo, u otro compuesto raro antes de entrenar, puede generar un efecto placebo, aun sin que este de verdad posea una sustancia para mejorar tu desempeño.

Post relacionado para seguir nerdeando sobre fitness:  La Guía Completa Sobre El Ayuno Intermitente

De hecho, se ha comprobado en estudios que esto es precisamente lo que pasa [14].

Así que, ahora vamos a revisar más fondo cómo el efecto placebo afecta al fitness.

 

El efecto placebo y el fitness

En este meta análisis realizado con 32 estudios y 1’513 participantes en total [15], se encontró que aquellos que consumieron un placebo mejoraron significativamente su desempeño físico.

efecto placebo

Aunque los efectos fueron pequeños, sí que tuvieron un impacto a tomar en cuenta.

Lo que sorprende de esta investigación, es que dependiendo del poder psicológico del placebo en cuestión, así era también el resultado en el desempeño.

Por ejemplo, cuando el placebo decía ser una “sustancia prohibida” (esteroide anabólico), su efecto fue 3 veces más poderoso.

Otros placebos “menos potentes”, como los que decían ser aminoácidos y cafeína, tuvieron un impacto mucho menor.

E incluso un placebo que decía ser un suplemento deportivo nuevo (completamente ficticio), tuvo un efecto positivo también, aunque fue el de magnitud más baja.

Hubieron otros placebos que no mostraron ninguna mejora:

  • inmersión en agua fría
  • bicarbonato de sodio
  • carbohidratos
  • beta alanina
  • kinesio tape
  • etc.

Algo interesante es que, cuando a los participantes se les decía que lo que les estaban dando era un placebo, estos no mostraron ningún efecto positivo.

Aunque, como vimos al inicio de este artículo, en otros estudios, se ha encontrado que incluso cuando a los participantes se les informaba que lo que iban a tomar era un placebo, aun así ayudaban significativamente a disminuir la percepción de nausea y dolor [16].

Lo que nos indica que la actitud y expectativa mental tienen un gran impacto en tu entrenamiento.

Incluso, algunas veces, casi igual que los esteroides.

 

El efecto placebo puede ser tan poderoso como lo esteroides (más o menos)

En este estudio [17], se analizaron a 15 hombres con experiencia entrenando.

Se les asignó un programa de entrenamiento y se les dijo que quienes lograran mayores ganancias en fuerza y músculo, se les iban a otorgar esteroides gratis y legalmente…

Todo a favor de la ciencia, claro…

Después de 4 semanas, 6 fueron los elegidos, y ganaron en promedio 11kg en los levantamientos del programa: prensa de hombro sentado, prensa en banco, y prensa militar (todos ejercicios compuestos).

A estas 6 personas se les dijo que se les iban a suministrar 10mg al día de Dianabol; pero en realidad, sólo era un placebo.

Se podría pensar que, al ser únicamente un placebo, la mejora iba a ser mínima, ¿verdad?

Pues resulta que en promedio, ganaron 45kg en sus levantamientos.

 

 

Lograron esto únicamente PENSANDO que habían consumido esteroides.

Otro estudio fue realizado con powerlifters profesionales a nivel nacional [18].

Se les dio una píldora de sacarina antes de que maximizaran sus levantamientos de sentadilla, prensa en banco, y peso muerto.

A los participantes se les dijo que era un tipo de esteroide nuevo y de acción rápida.

Inmediatamente después de tomar el placebo, los participantes batieron sus récords personales un 4-5% en promedio.

Esto parecería poco, pero hablando de levantadores de pesas profesionales, estamos hablando de 50-100 libras (20-45 kg).

Durante 2 semanas más de entrenamiento, se les continuó dando “esteroides” hasta que maximizaran de nuevo sus levantamientos.

Llegado este punto, a 5 de estos participantes se les informó que todo este tiempo sólo estuvieron tomando un placebo, mientras que los 6 restantes seguían creyendo que estaban tomando un esteroide legítimo.

Los 5 que sabían la verdad, regresaron al peso que cargaban en su etapa “pre-placebo”.

No pudieron siquiera lograr los récords personales logrados 2 semanas antes, a pesar de que sabían que en ese tiempo lo habían logrado sin esteroides.

Es decir, ellos estaban haciendo todo el trabajo correcto y progresando efectivamente

Pero al saber que ya no tenían “la droga” en su sistema, psicológicamente no pudieron mantenerse en ese nivel.

Y probablemente ahora te estés preguntando qué pasó con los 6 que les siguieron suministrando el placebo…

Resulta que ellos, siguieron aumentando sus récords personales en el levantamiento de pesas.

Como ves, el efecto placebo es en verdad muy poderoso.

E incluso puede ir de la mano con su primo: el efecto nocebo.

NOTA: ¿Sabes cuáles son las ventajas del ayuno intermitente? Hice una guía que te enseña a fondo los protocolos más efectivos de ayuno intermitente. Es totalmente gratis y puedes bajarla dando clic aquí.

¿Qué es el efecto nocebo?

Contrario al placebo, un nocebo puede definirse como un efecto negativo, producido por un factor psicológico, más que uno fisiológico.

Por ejemplo, si te dan una pastilla llena de azúcar, y te dicen que te va a hacer sentir genial, entonces el efecto placebo entra en acción.

Pero si te dan la misma pastilla de azúcar, pero te dicen que es tóxica y vas a sentirte de la patada en 30 minutos… puedes estar seguro que en los 30 minutos siguientes vas a sentirte fatal…

Este, precisamente, es el efecto nocebo.

Es como el hermano gemelo malvado del efecto placebo.

 

 

De hecho, también se han realizado estudios para ver el poder del efecto nocebo en el fitness.

 

El efecto nocebo y el fitness

En un estudio realizado por la Universidad de Stanford [19], encontraron evidencia de cómo un nocebo puede afectar el desempeño físico:

En 2 experimentos separados (uno que analizó los efectos en el ejercicio y el otro en la nutrición), los investigadores les dijeron a los participantes que tenían la versión “buena” o “mala” de un gen que afectaba al entrenamiento, o bien a la nutrición.

La primera sesión fue para analizar a los participantes y determinar el gen que afectaba al grupo de entrenamiento (gen CREB1) y al de nutrición (gen FTO).

Para ambos experimentos, se les dijo a la mitad de los participantes que tenían el gen “bueno”, y a la otra mitad que tenían “el malo”, sin importar si tenían o no este gen.

En la segunda sesión se comparó el desempeño físico y nutricional de los participantes para saber cómo había afectado esta nueva información.

Los resultados fueron sorprendentes…

En ambos grupos, a quienes se les dijo que tenían el gen malo, tuvieron un desempeño peor; mientras que a quienes se les dijo que tenían el gen bueno, tuvieron un mucho mejor desempeño.

Estos resultados fueron tanto en marcadores físicos, psicológicos y subjetivos.

Ahora ya sabes que el placebo y nocebo son dos efectos de cuidado…

Así que vamos a ver cómo podemos sacarles provecho.

 

Utiliza el efecto placebo y nocebo a tu favor

En primera instancia, podríamos decir que es mejor no realizarse pruebas genéticas para saber si eres “bendecido” con buena estructura para el crecimiento muscular.

(Además de la friega de tener qué conseguir un análisis de estos)

Porque si resulta que no tienes una gran genética muscular, el efecto nocebo limitará tus ganancias musculares.

Haciéndote creer que nunca vas a progresar… lo que te llevará precisamente a eso.

Pasa lo contrario con el efecto placebo, es mejor tener una actitud positiva en cuanto a tu capacidad para mejorar en tu entrenamiento y dieta.

Por ejemplo, si vas a entrar en un déficit calórico, y piensas que tus levantamientos van a ser afectados, lo más probable es que así sea.

Perder algo de fuerza y músculo cuando se está en déficit es normal, el problema es que el efecto nocebo puede hacer esta pérdida mucho más grande.

Por eso, la lección que nos dejan estos 2 efectos, es que la mentalidad debe ser entrenada también.

La actitud es la clave para vivir una vida feliz, sin estrés, y al parecer, también para ganar fuerza y masa muscular.

 

Conclusión

Pensar que el efecto placebo únicamente tiene validez cuando se trata de fármacos sería un error.

El efecto placebo puede afectar tu desempeño en el gimnasio y ayudar (o evitar) que progreses como a ti te gustaría.

Incluso puede hacer que percibas menos dolor, que te sientas más saciado, y casi cualquier cosa que el placebo (o nocebo) prometa hacer.

Y como vimos en el artículo, los efectos pueden ser tan poderosos como los esteroides…

Claro que no digo que un placebo sea igual de poderoso que los esteroides, sino que su efecto potencia mucho más el desempeño físico comparado a no utilizar el placebo.

Al final de cuentas, probablemente seas más fuerte de lo que crees… pero tu mente te detiene.

Trata siempre de hablarte positivamente y esperar lo mejor, que el efecto placebo puede llegar en cualquier momento.

Definitivamente, ésta es un área que se debe investigar más para poder seguir beneficiándonos de sus efectos.

Todo cambio comienza por la mente, y ahora sabes por qué.

 

Esculpe tu vida, comienza con tu cuerpo.

-Mike.

¿Cuál es tu opinión?

¿Qué tan útil te pareció este artículo?

¡Da clic en una estrella para calificarlo!

Si te pareció útil...

Puedes compartir este artículo donde gustes:

Siento mucho que este artículo no haya sido útil para ti =(

¡Déjame mejorar este artículo!


Mike
Mike

Mike García es súper nerd, le encanta cargar cosas pesadas y la ciencia que hay en eso. -Precision Nutrition certified coach grade 1, Certified Online Trainer, Entrenador Personal Certificado, Coach en nutrición deportiva, Coach en inteligencia emocional en el deporte.

    5 replies to "Los Increíbles Efectos Del Placebo y Nocebo En El Fitness"

    • carlos gonzalez pedraza aviles

      MUY BUENO MAIKE, CIERTO ES QUE CONOCIA LO QUE ES Y GENERA UN PLACEBO, PERO NO A TAL GRADO
      SALUDOS Y UN FUERTE ABRAZO

      • Mike

        Así es Carlos, bastante potente el efecto y mejor aun si lo aprovechamos nosotros 💪🏻

        Saludos!

    • Chema Juarez

      Demasiado interesante el post Mike no sabia todo lo que puede causar un placebo y conociendo lo que es un nocebo. Gracias.
      Tengo que conseguirme unos cuantos placebos para usarlos jaja.
      Como siempre leyendote y al pendiente del siguiente.

      Saludos.

      • Mike

        Muchas gracias Chema!

        Y sí!… hay que prestar atención a los placebos y utilizarlos a nuestro favor 🤣🤣

        Saludos Chema!

    • Mike

      Gracias por pasar por aquí y leer mi artículo, espero que te haya gustado.

      Si tienes alguna duda o sugerencia puedes hacerlo en esta sección. Me esfuerzo por responder todos los comentarios en el blog, así que comenta con toda confianza.

      Si te gusta lo que has encontrado en el blog puedes suscribirte a mi lista de correo, es gratis y vas a recibir semanalmente información sobre salud y fitness basado en ciencia (y cómo hacer que encaje en tu vida), rutinas de ejercicio, recetas saludables, artículos para mantenerte motivado, ¡y mucho más!

      Además te regalo las guías para iniciar una vida fit REAL.

      Para suscribirte puedes ir aquí e ingresar tus datos:

      https://esculpetucuerpo.com/infografia-vida-fit/

      Tu información está completamente segura, valoro 100% tu privacidad.

      ¿Cuál es tu opinión?

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.